inicio
Jueves, 11 Abril 2013 09:42

Reseña de Specter at the Feast

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

Black Rebel Motorcycle Club. Specter At The Feast. Abstract Dragon. 2013

“Algo le pasó a mi rock ‘n’ roll”. Es lo que gritaban unos jovencísimos Peter Hayes y Robert Been allá por el 2001 en su primer disco. Rápidamente, la prensa los catalogaron en la New Rock Revolution, como una de las bandas que iban/tenían que salvar el rock. Pero no tardaron en desmarcarse de esa moda, con su imagen y música oscura, melancólica y psicodélica, con letras que critican duramente el gobierno de USA, el patriotismo y la banalidad de la sociedad moderna.

Después de 12 años, hay una cosa que está bastante clara, y es que amas u odias a BRMC, porque ellos hacen lo que hacen desde el primer disco hasta este último llamado “Specter Of The Feast”, sin adherirse a ningún patrón comercial y sin preocuparse que puedan ser expulsados de su discográfica, como ya pasó con Virgin Records. En este disco podemos encontrar a los Black Rebel de siempre, a los de canciones lentas, ruidosas y psicodélicas casi interminables que nos transportan a un universo a veces oscuro en canciones como “Fire Walker”, “Some Kind Of Ghost” y “Sometimes The Light”, y a veces melancólico en “Returning” y “Lose Yourself”. La canción que adelantó el disco y primer single es “Let The Day Begin” un cover de la banda The Call de Santa Cruz, CA, y un homenaje póstumo a Michael Been, vocalista de la banda y padre de Robert, fallecido en 2010. Su padre estaría bastante orgulloso con lo que su hijo y su amigo han hecho con este gran tema. Y hablando de temazos, “Hate The Taste”, “Rival”, y “Teenage Disease” son las propuestas más punk rock aceleradas de este disco que incluso recuerdan mucho, sospechosamente, a otras canciones de su repertorio. El espíritu de su tercer disco Howl aun sigue revoloteando en sus posteriores trabajos, y en este, hace acto de presencia en la canción “Lullaby” donde las guitarras acústicas son parte de una melodía dulce y ruidosa, ¿como no?. En “Funny Games” (¿serán fans del cine de Michael Haneke?) y “Sell It” encontramos ese tipo de canciones al más puro estilo de los californianos, las cuales empiezan con un ritmo a medio tempo y psicodélico para llegar a un estribillo más acelerado y ruidoso. Son ese tipo de canciones que los fans agradecemos y más disfrutamos, pues nos recuerdan a sus primeros discos.

Puede que este disco no supere el Baby 81 ni el anterior Beat The Devil’s Tattoo, pero un disco nuevo de BRMC siempre es un regalo para la gente, para los fans porque nunca defraudan, y para los que no los conocen, porque tienen la oportunidad de descubrir una de las pocas bandas auténticas y honestas que quedan en esta sociedad cada vez más manejada y manejable.

by @quentingas

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal