inicio
Martes, 05 Febrero 2013 13:16

ENTREVISTAMOS A SEX MUSEUM

Escrito por 
Valora este artículo
(5 votos)

¡Frenético comienzo de año para “la familia Sex Museum”; en lo que va de 2013, Fernando Pardo (guitarra), Javi Vacas (bajista) y Loza (batería), es decir, 3/5 partes de Sex Museum, han realizado: una gira australiana de 13 conciertos con Los Coronas, nada más aterrizar, actúan en Madrid y Barcelona, presentando el nuevo disco de Los Coronas “Adiós Sancho”, (publicado el día 29 de enero), y sin apenas tiempo para descansar, se echan de nuevo la mochila al hombro y se embarcan en una mini-gira de 4 conciertos con Sex Museum, denominada como “Back to the Fuzz” en honor a su primer LP “Fuzz Face” (Fidias 1987).

El primero de estos conciertos tuvo lugar el pasado  26 de enero en la Sala Sol de Madrid. Las otras tres ciudades que tendrán el honor de disfrutar de ellos serán: León (14 de febrero), Pontevedra (15 febrero) y A Coruña (16 febrero).

Con motivo de esta gira, mantenemos una distendida charla con ellos...

Echar la vista atrás, recordar los inicios, las primeras actuaciones, las primeras sesiones de grabación… ¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

No se si mejor pero si mas excitantes. Por un lado eran los 80, unos años bastante salvajes si te “iba la marcha”, muy desfasados y libres, en los que parecía que todo era posible y por otra porque teníamos entre 15 y 20 años y era la primera vez que probábamos y vivíamos ciertas cosas. Eso hace todo aquel tiempo como algo único, pero la verdad es que seguimos viajando, tocando, creciendo y conociendo gente y sitios interesantes y nos sigue dando la sensación de que los buenos tiempos aún duran. Lo que si que ha mejorado mucho son las sesiones de grabación, al principio los técnicos de los estudios no comprendían demasiado lo que queríamos y nos pasabamos las  grabaciones a gritos y discutiendo con ellos. Ahora somos menos viscerales y nos resulta mucho más fácil encontrar gente que entienda el concepto del grupo.

¿Después de más de 25 años encima de los escenarios, era el momento de rendir homenaje a vuestros orígenes?

Lo hemos acabado haciendo, pero nos ha costado bastante porque no queríamos llegar a hacer una revisión nostálgica y la que nos olvidáramos realmente de cuál era el espíritu que teníamos en toda aquella época. Eramos salvajes, violentos y muy ruidosos, pero en lugar de ser un grupo de Heavy o Punk éramos Mods derivados a Garageros y con la actitud en el escenario de los grupos de Hardcore. Buscábamos a partes iguales hacer música, desagradar y golpear, porque no nos gustaba mucho ni el panorama musical español ni del giro que la cultura en españa estaba tomando en los 80. No había muchos grupos como nosotros y el público no estaba demasiado preparado y eso nos gustaba. Tratar de reflejar todo eso en un concierto ahora es complicado pero si hay que ponerse a la altura lo haremos, eso si, que los que vayan se preparen porque no va a ser un “regreso a los felices 80”, va a ser más bien un “desfase ruidoso con la intensidad de los 80”!

¿Qué sensaciones os trae volver a tocar temas de aquella época?

Nos resulta un poco raro pero al ensayarlas de nuevo nos ha parecido que no estaban tan mal y tocar algunas de ellas, sobretodo el “Ya es tarde”, ha sido una sensación extraña porque la grabamos en castellano y nunca la tocamos así en directo. Cuando sacamos la canción se hizo popular porque era nuestra única canción en castellano y porque empezaron a pincharla mas a menudo que nuestras otras canciones en la radio. Y eso nos dio mal rollo y nos autocensuramos y dejamos de tocarla y nos radicalizamos porque no queríamos formar parte de todo el panorama musical español de los 80, del pop ñoño de la post-movida, queríamos hacer las cosas de otra manera. Retomarla ahora va a ser como una terapia, un extraño viaje de vuelta al pasado, que huevos...

Empezasteis en una época en la que la escena musical estaba dominada por el Heavy Metal, el Hard Rock angelino y la Movida Madrileña. Es decir, chupas de cuero, melenas cardadas, maquillajes horteras, purpurina y extravagancia por doquier,  y en medio de todo esto, vosotros, unos jovencitos de Malasaña con estética mod, tocando música empapada de garage-rock . ¿Hacerse un sitio en los escenarios fue tan difícil  como parece?

Si, tuvimos que buscar un circuito de salas que no existía, pero por suerte el sonido y espíritu que empezaba a salir de Malasaña fue contagiando a otra gente por toda españa y la escena del r’n’r subterráneo e independiente empezó a crecer. Más que hacernos sitio en la escena que había creamos otra. En cada ciudad o pueblo había alguien que sentía lo mismo y en poco tiempo se creó un circuito de salas y festivales alternativos que acabó sirviendo de base a toda la explosión independiente de los 90.  Con el tiempo vemos que nosotros vivimos unos 80 muy distintos a los que se recuerdan y que fueron mucho más salvajes de lo que se  piensa.

Pasaron algunos años y llegó el Grunge y toda la escena alternativa. Cada mes aparecían varias bandas americanas fusionando distintos estilos e intentando reinventar el rock. Vuestra música también había evolucionado, se había endurecido, era cada vez más cruda. ¿Os llegó a gustar aquella escena musical? ¿Os sentisteis más cómodos en esa época que en los 80?

Nos encantó y la disfrutamos a muerte, sobre todo del 87 al 92 mas o menos. Los años anteriores a la explosión grunge del 91, con el Nevermind de Nirvana, fueron buenísimos. En esa época tocábamos mucho en europa y cada vez que volvíamos estábamos más convencidos de que aquí se podía conseguir algo parecido y durante una temporada, hasta el 97 o 98 se consiguió hacer una escena alternativa muy libre y excitante. Luego se convirtió en un negocio y se fue a la mierda. Como casi todo lo bueno, hay que disfrutarlo hasta que se hace realmente popular, entonces suele perder el espíritu original y lo real y salvaje que pudiera tener.

Volvieron a pasar unos cuantos años, Kurt Cobain ya había muerto, irrumpe internet, aparece napster… algunos decían que era el fin, el apocalypsis musical. Sin embargo, años más tarde vemos que ha sido el fin pero, para las poderosas discográficas, a día de hoy cualquiera puede grabar su música y distribuirla por todo el mundo desde el salón de su casa. Vosotros siempre habéis sido uno de los baluartes del rock independiente, desde mucho antes de la llegada de los archivos compartidos y de las descargas directas. ¿Es esta “apertura” en la música un arma de doble filo? ¿Corremos peligro de sobresaturación de oferta musical?

La sobresaturación ya pasó hace unos años y grabar música es facil, pero darla a conocer es muy complicado. Últimamente la oferta musical ha bajado mucho, sobretodo por la dificultad que tienen los menores de edad para entrar a las salas de conciertos e incluso de tocar en ellas. Empezar a ir a conciertos a bares pequeños y a tocar a partir de los 18 años es un castigo demasiado grande del que nos acabaremos arrepintiendo, así no hay renovación en el mundo de la música. La gente creativa o con capacidades artísticas se ha repartido por otras disciplinas y mucha ha dejado la música viendo que no tiene demasiado presente y menos futuro. Además para aprender a tocar un instrumento hace falta mucho tiempo de aprendizaje y mucho más perfeccionando el estilo hasta que lo haces tuyo, a base de tocar, tocar y tocar. Y cada vez es más complicado tocar para un grupo joven. Cuando los gobiernos deciden que la música popular no es cultura todo empieza a irse a la mierda, ese es realmente el problema. Y menos mal que tenemos internet, porque si no...

Pocas bandas de rock noveles alcanzan audiencias como los clásicos, las giras en las que se llenaban estadios casi han desaparecido ¿Se encuentra el rock en un proceso de retorno a sus raíces underground? ¿Se está produciendo un “Back to the Fuzz” general?

El “gran rock”, el de los clásicos, ya está hecho y es parte del pasado, no sólo por la actitud de las bandas, también por la falta de atención del público y del apoyo de las compañías y los medios que tuvieron décadas atrás. Ahora la atención está en otro sitio, no precisamente las bandas o los grupos, el mundo ha cambiado y el rock al viejo estilo casi ha muerto. Y es normal, la música se convirtió en un super negocio, a la altura del del porno, la construcción inmobiliaria o las armas, un negocio con el que te podías forrar si tenías vista y pocos escrúpulos. Mientras la gente acudía a los conciertos en masa y compraba miles de discos todo esto se mantuvo en pie, pero todo ese mundo se ha venido abajo por una mezcla de codicia, torpeza y cambios de gustos del público. El tiempo pasa y las modas cambian, lo normal. El r’n’r ahora vuelve a las catacumbas y nos tendremos que reinventar si queremos sobrevivir, algo más fácil para los que llevamos mucho tiempo y muy difícil para los que empiezan. Para empezar con un grupo ahora y tirar adelante hacen falta muchos huevos y bastante ayuda, no del gobierno pero si de las salas, de las compañías y los medios de información. Y por encima de todos, si alguien tiene una gran responsabilidad para que todo esto tire adelante es la SGAE, que para algo se supone que existe, no sólo para recaudar y forrarse con el negocio inmobiliario, sino para recaudar y ayudar a que cualquier nuevo creador o autor se desarrolle, para llegar a acuerdos con los ayuntamientos y comunidades, para llegar a acuerdos con las salas y apoyar y dar facilidades económicas a las bandas pequeñas para que desarrollen ellas y cualquier forma de cultura.

¿Qué bandas de las actuales te han llamado más la atención?

Capsula, Tokyo Sex Destruction, Airbourne, Obits, Pond, Fuckaine, Helltrip, Biscuit, Sniper Alley, Lüger, Weird War, Cruel Sea, Yakuzas...

Habéis girado varias veces por Alemania, Italia, Austria, Francia, México, etc.; habéis teloneado a Deep Purple; habéis participado en grandes festivales como Festimad, Espárrago Rock o Viña Rock… sin embargo en esta ocasión actuaréis en pequeñas salas, esta pregunta es obligada, ¿con que os quedáis, con la magnificencia de los grandes escenarios, o con la cercanía y el calor de las salas y garitos?

A mi personalmente me gustan más los locales medio pequeños, de 600 personas para abajo. Los festivales los disfruto, pero la cercanía y el calor de una sala pequeña saca lo mejor - y lo peor - de mi. En general los que tocamos en Sex Museum somos carne de garito y los que no disfrutan tanto del combate cuerpo a cuerpo acaban yéndose del grupo.

Los cinco miembros de la banda habéis participado en numerosos proyectos paralelos: The Tubular Greens, Los Coronas, Los Matadors, Wonderboys, Corizonas, etc. ¿Con tanta vorágine, reconforta volver a subirse a un escenario bajo el nombre de Sex Museum?

Desde luego, Sex Museum es la nave nodriza, el principio de todo y la única de las bandas que sigue conservando el espíritu original, con esa mezcla de caos, de energía sin fin, de entusiasmo y de estupidez llena de orgullo que nos ha traído hasta aquí.

Vuestro último disco, “Again & Again” (Tritone, 2011), fue publicado hace ya casi dos años.  Con el ajetreo de las bandas paralelas, sobre todo tras el gran éxito de Los Coronas, y el más reciente de Corizonas,¿ tendremos que esperar mucho tiempo por material nuevo de Sex Museum?

No creo, este año toca ponerse con algo nuevo. Entre finales de este año y principio del que viene tenemos que grabar algo. Ya estamos dándole vueltas a asunto.

¿Qué podemos esperar de este “Back to the Fuzz”? ¿Tocaréis únicamente temas de vuestros primeros discos o incluiremos temas de todo el repertorio?

Tocaremos una hora y media del material antiguo y otra media hora de cosas posteriores, lo cual no solo se refiere a canciones recientes, también de las de mediados y finales de los 90. Y es que llevamos muuuuuuchos años y hay muchas canciones que tocar!!!

Sabemos que tras estos conciertos  de Sex Museum, Los Coronas vuelven a la carretera para presentar “Adiós Sancho” por toda la península, en una  gira que se prolongará hasta finales de Mayo. ¿Qué tenéis previsto para el verano y el otoño? ¿Para cuándo nuevos conciertos de Sex Museum?

Tenemos un montón de conciertos, además de la gira con Los Coronas que acabará el año que viene con otra gira en australia, con los Corizonas nos vamos a Mexico y vamos a seguir tocando ocasionalmente y con Sex Museum seguiremos tocando las canciones antiguas al menos hasta verano. Entonces nos pondremos con el disco nuevo, con el ánimo de seguir creciendo como músicos y de seguir tocando eternamente! Que le vamos a hacer, nos va la carretera y la “vida normal” nos aburre.

Redactor: Toni Gómez

Fechas “Back to the Fuzz”

  • Jueves 14 de febrero, León, Gran Café:

Sala Gran Café (Cervantes, 9). Apertura puertas: 22:00h. Entrada anticipada: 12,50. Entrada taquilla: 15. Venta de entradas anticipadas en Elektra y Gran Café.

  • Viernes 15 de febrero, Pontevedra, Sala Karma.

Sala Karma (C/ Riestra, 34). Entrada anticipada: 10 + gastos. Entrada taquilla: 13 euros. Venta de entradas anticipadas en La Casa Winchester y Pequeño Karma.

  • Sábado 16 de febrero, A Coruña, Sala Mardigas.

Sala Mardigras (Travesia de la Torre, 8). Entrada anticipada: 12 euros + gastos. Entrada taquilla: 15 euros.

Venta de entradas anticipadas en http://www.salamardigras.com/newmardi/entradas/

Medios

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal