inicio
Lunes, 12 Marzo 2012 08:30

Los sex Pistols pusieron la actitud,los Ramones el sonido

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Puede que el auténtico origen del punk esté en el garage rock norteamericano de The Velvet Underground y de por supuesto Iggy Pop and The Stooges, éstos últimos denominados padrinos del punk. Una corriente consumista y comercial se había apoderado de la música a finales de los 60, y fueron muchos los jóvenes que abrazaron unas creencias alternativas, tanto musicales como culturales, y opuestas al sistema imperante, todo ello acompañado de ritmos duros, guitarras amplificadas, y un ambiente muy ruidoso y agresivo. Era un adiós al rock ‘n’ roll conocido hasta entonces. Se dempezó a hablar del NO FUTURE, un concepto pesimista y destructivo de la sociedad a mediados de los 70. Ideas anárquicas e individualistas, contrarias al consumismo exacerbado y a los dogmas, y siempre dispuestas a cambiar el mundo, aunque eso sí, a su manera.

Para remontarnos hasta los orígenes de este movimiento, hay que situarse en un contexto histórico determinado. A finales de los 60 una idea recorrió el mundo entero, la posibilidad de cambiar el mundo gracias a la Primavera de Praga y el Mayo francés del 68, una oleada de optimismo culminada con aquellos “tres días de paz, amor y comprensión“, en Woodstock. La juventud comenzaba a tener un papel relevante en el transcurso de los acontecimientos, y la industria del entretenimiento, sobre todo musical, comenzó a aprovecharse de este tirón y esa zozobra que ofreció el movimiento hippie. Era la resurrección del pop, una cultura prefabricada que las masas adultas sirvieron en bandeja a los más jóvenes.

Los 60 quedaron como un sueño, una utopía que nada tenía que ver con la realidad, que no era otra que una sociedad en paro y bajo una profunda crisis económica. Así, en la década siguiente se creó cierto descontento social con el rumbo que habían tomado los acontecimientos, tanto en Estados Unidos como al otro lado del charco, en Inglaterra.Quizá la estética y algunas ideas del punk se moldearon en el continente americano, pero donde realmente explota el género es en la ciudad de Londres en 1976, unos Sex Pistols comandados por el gurú Malcolm McLaren se apoderan de la industria musical.

En un principio, este alocado cuarteto comenzó a dar pequeños conciertos en la periferia de Londres, aunque inicialmente el público no fue nada receptivo -eran tiempos de rock sinfónico-. Pero los tejemanejes de su legendario manager hacen que sean contratados por la discográfica EMI a cambio de 40.000 libras. El 26 de noviembre de 1976 se pone a la venta su primer single, Anarchy in the UK”, un himno que impulsado por lo que ocurrió cinco días más tarde en un programa de televisión, catapultó a los Sex Pistols a la primera línea musical y mediática.

Lo que aconteció en aquel show televisivo fue algo que cambio el rumbo de la historia. Iban a ser entrevistados por el polémico Bill Grundy, en sustitución de Queen, que no pudieron estar aquella noche. Aquella entrevista fue un festival de tacos, que animada por el peculiar presentador, aupó a Johnny Rotten y los suyos a dar todo un recital sobre las variantes de la palabra fuck (joder). Aquel programa se emitió en directo, y al día siguiente Inglaterra entera se levantó con la noticia. El grupo fue declarado enémigo púplico, aquellos tres jovenzuelos que jalearon la palabra mierda delante de todo el país, poniendo en evidencia una realidad de cartón piedra, que nada tenía que ver con los sueños de la juventud de la época. En la Inglaterra de los 70, la Casa Real era intocable, nadie osaba meterse con ellos, aunque solo fuera verbalmente. Los Sex Pistols eran diferentes, vivían en una burbuja anárquica en la que todo les daba igual. Algo fallaba en la monarquía inglesa si cuatro chavales borrachos y drogados habían sacudido los cimientos el sistema. Al día siguiente, medio país estaba revolucionado, y el diario Daily Mirror tituló en portada con grandes letras, The Filth And The Fury(La mugre y la furia). Nadie daba crédito, es un documento digno de ver.

Tras muchas peleas y controversias -en gran parte debido a un manipulador Malcolm McLaren, con intereses más allá del mero estrellato de los Pistols-, el bajista Glen Matlock abandona la banda, y sería sustituido meses después por el mítico Sid Vicious, amigo íntimo de Johnny Rotten, que a la postre sería uno de los líderes no solo del grupo, sino de todo el movimiento.

Al single Anarchy in the UK, le sigue otro gran azote al sistema, God Save The Queen” (mi tema favorito de los Pistols), un claro insulto a la Realeza acusándola de fascista entre otras calificativos más “nobles”. Aquellos dos singles fueron un terremoto de dimensiones no conocidas hasta entonces, una de las mayores declaraciones de principios de la historia. Legendaria fue una borrachera que se agarraron los cuatro miembros del grupo enfrente de Buckingham Palace, con múltiples destrozos y escándalo público. También frente al mismo Palacio, y coincidiendo con un desfile real, los Sex Pistols ofrecieron un concierto en una barcaza sobre el Támesis. El improvisado directo acabó con detenciones y días después incluso fueron atacados por grupos neofascistas. Miembros del partido conservador pidieron la ejecución pública de los miembros de la banda.

Así, el primer y único album de los Sex Pistols, Never Mind The Bollocks, un éxito sin precedentes que se situó fácilmente en el número uno de las listas, supuso de alguna manera el inicio y el fin de este movimiento. Los Pistols acabaron autodestruyéndose, ya sea por la dudosa reputación y los turbios asuntos de su manager, como por los graves altercados en sus conciertos y amenazas constantes por parte de grupos de extrema derecha. Fueron prohibidos en radio y televisión, y hasta se tuvieron que cambiar el nombre para actuar -The Spots (Sex Pistols on Tour)-. Finalmente, y tras varios conciertos con una violencia extrema, no solo entre el público, sino entre los propios miembros del grupo, el 14 de enero de 1978 los Sex Pistols se disuelven. La formación tan solo duró 26 meses, pero para entonces ya habían hecho historia y calado hondo en una juventud desesperada por aquella época, que veía en las guitarras, el ruido y las drogas una vía de escape a sus problemas.

sidUno de los grandes iconos del punk fue su bajista Sid Vicious. Aunque decían que no poseía un gran talento musical, adoptó por completo la filosofía punk. Al poco de entrar en los Pistols, comenzó una relación con Nancy Spungen, una groupie adicta a la heroína, y pronto compartieron adicción. Su carácter violento unido a un rudo temperamento, hicieron que la actitud de Sid hiciera tambalear el grupo. La mañana del 12 de octubre del 78, Sid se levantó maltrecho por la droga y se encontró a su novia muerta en el baño con una puñalada en el abdomen. El bajista fue culpado del homicidio y arrestado. Después de una breve estancia en prisión, la fianza (50.000 dólares) fue pagada por la discográfica Virgin (por supuesto a petición de McLaren)  y en ese momento quisieron embarcar a Vicious en un proyecto con otros miembros del grupo del que se esperaba un éxito rotundo. Pero en la fiesta llevada a cabo para celebrar su liberación, y a pesar de que supuestamente se había desenganchado de la heroína, pidió a su nueva novia que le inyectase, volvió a pasarse de la raya y a la mañana siguiente apareció muerto por sobredosis junto a otras dos personas. Más adelante se supo que fue su madre, también adicta, la que le suministró la dosis para acabar con su vida. “Vive rápido, muere joven“, era el ideal de Sid Vicious, quien más de una vez manifestó que prefería estar muerto que vivo. Falleció a los 21 años, y es sin duda uno de los mártires más famosos de la historia del rock.

En la pasada década se volvieron a reunir para dar alguna gira, y en 2008 pude disfrutar de ellos en el Azkena Rock Festival, sin Vicious obviamente, pero sí con Johhny Rotten y el resto de la banda. Aquel espectáculo fue dantesco y me dio bastante pena, un Rotten pasadísimo de vueltas fue agredido por un móvil lanzado desde el público. El cantante se hizo de rogar y después de amenazar con suspender el concierto siguió tocando, pero no con demasiado entusiasmo. Ciertamente aquel concierto pudo estar mejor, y es que el público del siglo XXI no es el de los 70. Aun y todo guardo un buen recuerdo porque cantaron todos sus clásicos, y los míticos saltos sin control al ritmo de las guitarras era algo muy punk. Ellos seguían siendo unos muchachos fanfarrones, y es que hay cosas que nunca cambian.

Muy recomendable para mí el documental “La Mugre y la Furia”, que aparte de dar nombre a este post, resume a la perfección la historia de los Sex Pistols echando un vistazo a la situación histórica que se vivía en Inglaterra en los 70. Aquí os dejo la primera parte:

Otra banda referencia del punk en Gran Bretaña fue The Clash, aunque con un sonido más elaborado, no tan simple y repetitivo como las melodías de otros grupos del género. Pensar en The Clash es pensar en el clásico London Calling, probablemente uno de los mejores discos de la historia de la música. El mítico Joe Strummer lideró una banda que nunca perdió la compostura ni se olvidó de sus orígenes. Siempre se ha dicho que The Clash es a los Pistols lo que fueran los Stones a los Beatles. Un grupo para mí más completo, con letras más integras y complejas, y que al contrario que los Pistols, buscaban su éxito personal por encima de los fines políticos. Personalmente me encanta el tema,Guns Of Brixton”.

No me olvido de The Damned, unos de los responsables de que el punk adquiriera tanta relevancia en el Reino Unido. Esta formación sigue en activo actualmente aunque dirigieron su sonido al rock gótico. Otro gran grupo que continúa en la actualidad es Buzzcocks, una banda sin tanta relevancia como The Clash o Sex Pistols, pero con una influencia brutal, que llegó a ser referencia de muchos grupos de postpunk y punkrock más moderno.

Al otro lado del charco, en Estados Unidos, bandas como Ramones, MC5 y The Stooges comenzaban a tocar un punk de estilo similar al británico, pero que al contrario que en Inglaterra, no era considerado una amenaza, sino una oportunidad y un negocio, y bandas underground irrumpieron en el sistema musical del momento, anulando de esta manera en cierto modo la esencia propia del movimiento.

Aunque con los Pistols en Inglaterra se dio una revolución en 1976, dos años antes se formó en el distrito neoyorquino de Queens la banda Ramones, punta de lanza del punk norteamericano, y a la postre una de las bandas más populares no solo del género, sino de la historia del rock. Fueron los pioneros y los que cimentaron las bases de este género musical. Los Sex Pistols pusieron la actitud, los Ramones el sonido.

Ellos lideraron esa primera ola de punk en Nueva York, y además influenciaron a muchas más bandas que irrumpieron después. Los primeros Ramones fueron Joey, Johnny, Dee Dee, y su manager Tommy, que ocupó durante un tiempo el puesto de batería.

raLegendario fue su primer disco homónimo, Ramones, que en febrero de 1976 mostró al mundo qué era eso que llamaban punk. Blitzkrieg Bop fue uno de los temas más famosos de la banda, aunque nunca entró en ninguna lista de ventas. Posteriormente publicaron más trabajos, pero a partir de la mitad de los 80, el demoledor cuarteto fue cayendo en picado debido sobre todo a las eternas disputas entre Johnny y Joey. El primero, muy conservador y admirador de los nazis y la causa de Hitler, y el segundo, un liberal con un trastorno obsesivo y compulsivo. A principios de los 80, Johnny empezó a salir con la novia de Joey. A raíz de ahí dejaron de hablarse, y aunque siguieron tocando juntos, no se volvieron a dirigir la palabra hasta el día de la muerte de Joey en 2001. La fuerte adicción de Dee Dee a las drogas también supuso muchos roces en el grupo, y en parte provocó el abandono de Tommy Ramone. A raíz de aquello, la legendaria banda entró en franca decadencia y se separaron finalmente en 1996, dejando tras de sí numerosos conflictos con los nuevos miembros debido sobre todo al dinero y a las drogas.

Junto con los Sex Pistols, los Ramones fueron los verdaderos estandartes del punk. Famosas fueron sus vestimentas, chupas de cuero al estilo de los 50, vaqueros rasgados, camisetas y largas melenas. Por no hablar de su famoso logo, una de las mayores fuentes de ingresos de la historia, un merchandising que sigue vivo, y presente en el día a día, casi 40 años después.

Compartieron escenario con otros grupos emergentes de la época como Patti Smith, Talking Head o Blondie, que aunque ofrecían similitudes con el estilo de los Ramones, su sonido era bastante diferente.

También en el continente americano cabe recordar otras dos bandas punk referencia aparte de Ramones. Una es MC5, que aunque precursora del estilo, se disolvieron en 1972 dejando un legado de únicamente tres discos. Pero tres álbumes muy influenciables. Muchas bandas, y sobre todo las de punk-rock posterior -Social Distortion, Bad Religion- tienen el estilo de MC5 grabado en sus temas.

Otra de las bandas pioneras del movimiento fueron The Stooges. A decir verdad, fueron los precursores. El incombustible Iggy Pop ya era todo un icono a finales de los 60, y sus actuaciones destacaban por la violencia y el ruido. Puede que los Stooges fueran la semilla de la subcultura pop y del garage rock, y sin duda han sido una importante influencia para innumerables conjuntos posteriores.

Tampoco me olvido de los New York Dolls, y su estilo travestido que la convirtieron en una banda pionera, sobre todo del glam rock.

Es cierto que fueron muchos los grupos que tuvieron repercusión en el punk de los 70, pero me parece que estos son las más relevantes, en los dos enclaves más importantes de toda esta corriente, Inglaterra y Estados Unidos. Aunque musicalmente hablando el punk dicen que murió con Sid Vicious y sus Sex Pistols, el movimiento cultural sigue existiendo hoy en día. Su forma de vestir, su peinado, la ideología y la personalidad transgresora siguen estando presentes en muchos jóvenes del siglo XXI. Por no hablar de la música, eterno fue su legado, infinididad de variantes de aquel punk repetitivo y crudo. El anarco-punk de Dead Kennedys, el no wave de Sonic Youth, el post-punk de The Cure, el hardcore-punk de Black Flag, el ska-punk de los californianos No Doubt o el pop-punk de los 90, encabezado por Green Day y Offspring.

Muchas maneras de llamarlo, pero sólo una de entenderlo. PUNK’S NOT DEAD

 

Por Ignacio Aranburu @iaranburu10

1 comentario

  • Enlace Comentario Ana Lunes, 12 Marzo 2012 20:31 publicado por Ana

    Enhorabuena por el artículo, Ignacio, es genial :)
    Yo también vi a los Sex Pistols en 2008 pero en el Summercase de Madrid. La verdad es que, quitando a los chavales que los securatas tenían que sacar cada 5 minutos, estuvo muuuy muy bien (a pesar del asquito que daba que Johnny Rotten escupiera cada 2x3 jajaja).

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal