inicio
Miércoles, 23 Julio 2014 10:20

Weekend Beach Festival triunfa en su primera edición

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

El estreno del Weekend Beach Festival se celebró el primer fin de semana de julio con un éxito rotundo. Miles de personas se congregaron en la localidad malagueña de Torre del Mar para vivir tres días de fiesta. Se presagiaba un evento exitoso porque  el cartel mostraba grandes bandas de estilos musicales muy variados. Pero tanto asistentes como organización albergaban la incertidumbre que toda primera experiencia genera. El jueves 3 de julio, primer día de festival, comenzaron a disiparse las pocas dudas que quedaban. La zona de acampada estaba poblada de coloridas tiendas que aprovechaban todos los espacios gracias a que el personal organizaba a los campistas para maximizar el espacio. Todos juntitos como las fichas de un rompecabezas, porque el roce hace el cariño.

Y así fue. La convivencia amistosa fue la norma durante todo el fin de semana. En el camping reinaba un pacto de hospitalidad. “¿Te pongo una copa?” “¿Te apetece un bocadillo?”  “Anda, bebe un poco de agua… “. Completos desconocidos que se convierten en amigos por un gesto generoso. Los campistas venían de todas partes de la geografía española, y algunos del extranjero, pero sin duda los andaluces eran mayoría. Representando a su tierra en su propia tierra, como debe ser. Por el festival pasaron 30.000 personas según la organización. Fueron tres días intensos de fiesta que empezaban y/o acababan en la playa. El mar estaba a  dos pasos de la entrada del festival, lo mismo que el camping.

El plato fuerte del jueves fue la actuación del Canijo de Jerez. El líder de Los Delinquentes presentó algunos temas nuevos pero no se olvidó de brindar al público sus temas más celebrados.  Esta fiesta de bienvenida contó con una decena de DJs que calentaron motores en un primer día de festival con entrada libre.

Llegó el viernes y el cartel anunciaba una buena noche. Algunos estaban indecisos y cambiaban de escenario incluso a mitad de actuación. Canteca de Macao puso toda su energía sobre las tablas mientras en el escenario contiguo se coreaban las canciones de Love of Lesbian. De vuelta a la rumba y a las palmas con La Pegatina. Les siguieron los franceses de Dub Incorporation con su reggae de tintes electrónicos, en uno de los conciertos más multitudinarios del festival.

También comparecieron los rockeros de toda la vida. Loquillo y Rosendo triunfaron en un festival con grupos de estilos muy diversos. Es un tópico, pero los viejos rockeros nunca mueren. La guinda del guitarreo la puso Boikot, otra banda histórica que deleitó a los que acudieron buscando leyendas sobre el escenario. Los amigos del bombo y la caja también tuvieron a quien corear. El hip hop y el reggae encontraron su espacio en las voces de Fyahbwoy y Little Pepe. Este último triunfó especialmente ya que actuaba en casa y el público le acogió masivamente. Para cerrar esta maratón nada mejor que acudir al escenario electrónico donde, sólo en la noche del viernes, actuaron Andrea Oliva, Nina Kraviz, Cristian Varela, Umek y Fatima Hajji. Aquéllo era felicidad, saltos, bailes, brincos, risas, gritos, piruetas…No había quién pudiera parar un segundo, ni quién quisiera. Agotador, pero exquisito.

Parece mentira pero todavía quedara el sábado. Comenzamos cantando y bailando bajo el sol malagueño con Muchachito y Sus Compadres. Le siguieron Fuel Fandango y El Puchero del Hortelano. Nada mejor para recuperarse del día anterior que la alegría que pusieron estas bandas sobre el escenario. Palmas, palmas, quitarse las legañas y otra vez, dispuestos para la fiesta.

Y antes de entrar de nuevo en la electrónica, Mago de Oz y Tierra Santa eran los encargados de poner el punto rockero al sábado. El rap vino de la mano de SFDK que encontró un público muy acogedor porque el MC sevillano cuenta con una reputación indiscutible en nuestro país, especialmente en el sur. Otro de los grandes nombres de este día fue Pendulum, que congregó a una gran multitud deseosa de escuchar a los máximos exponentes del Drum&Bass mundial. En el escenario de electrónica el listón seguía tan alto como el viernes. John Digweed, Javy Union y Dave Clarke deleitaron al público más radical en un escenario con diseño e iluminación muy trabajados. La responsabilidad de cerrar el festival fue de Felix Da Housecat, ya pasadas las 7 de la mañana del domingo, y con un público insaciable que aprovechaba para darse el último baño en la playa.

Vuelta al camping, dormir un poco antes de volver a casa, recoger la tienda…¿quién sabe cerrar la Quechua? Adiós y gracias a Torre del Mar y a todos los weekers. Nos vemos el año que viene. Fue un auténtico placer.

 

Texto: Fernando Pinazo
Fotos: Álvaro Espinosa

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal