inicio
Jueves, 22 Octubre 2015 10:57

Monarchy, cómo darlo todo con elegancia

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Crónica del paso de Monarchy por la sala Joy Eslava de Madrid el 16 de octubre de 2015

Monarchy es una de esas bandas que han logrado encontrar el equilibrio perfecto a la hora de montar sus espectáculos. Son capaces de organizar la fiesta más absoluta sin despeinarse, y saben combinar un juego de luces, unas proyecciones y una afinación exquisita con los temas más bailables preparados para hacer que el público muestre su cara más desenfrenada. Andrew Armstrong y Ra Black, los hombres detrás de los disfraces, aterrizaron el pasado viernes 16 de octubre en la sala Joy Eslava de Madrid para ofrecer el que sería su último concierto en España hasta el próximo año. ¿El resultado? Un buen puñado de temas rompe-pistas intercalados con otros de tintes rítmicos más acompasados.

Expectativas altas desde el principio. La banda de Londres aparece de entre las sombras y arranca con ‘Dancing in the Corner’. Esta vez sus característicos disfraces se limitan a un pañuelo tapando la boca de Andrew, quien se ha puesto una cómoda camiseta de verano, y media cara pintada de blanco de nariz hacia arriba en el caso de un rigurosamente peinado y vestido Ra. La noche y el día, pero la mezcla funciona de maravilla.

El dúo hace su mejor y mayor esfuerzo por comunicarse en español mientras intercalan su efusividad con temas que hacen mover lisérgicamente a la masa. Suenan ‘The Beautiful Ones’ o ‘Almost Human’ y Ra potencia la comunión entre escenario y pista cantando en el borde de las tablas. No importa si el ritmo decae o si las bases se vuelven más lentas. No importa que los temas sean dispuestos de forma lineal. Cada gesto del dúo, cada fotograma proyectado en los audiovisuales del fondo y cada haz de luz hacen que cada canción parezca diferente. Todo es synthpop melódico y acompasado hasta que suena la cover del ‘Videogames’ de Lana del Rey, y el público pierde la cabeza.

Tras esto, cae temazo tras temazo. No hay tregua para quien bien conoce a la banda y si los labios de Dita Von Teese aparecen proyectados en la pantalla, todo el mundo sabe que es hora de dar de sí mismos lo máximo en el machacante y sensual ‘Desintegration’. Después se abre la veda con ‘Black Widow’ y un ‘Maybe I’m crazy’ más rítmico que nunca.

Andrew y Ra firman con nombres y apellidos el espectáculo. Se crecen musicalmente por toda la sala como si fuese suya. Andrew trepa por los palcos de la Joy Eslava o se baja a la pista para tocar su teclado entre el público. Ra permanece más hierático, no falla una nota, no siente calor y conserva su chaqueta hasta el último tema.

Monarchy enfila el final del concierto con más clásicos: ‘Living Without You’ y una (casi) irreconocible ‘Lithium’ de Nirvana que pone el punto y final a la noche. Andrew y Ra regresan a las sombras, pero se han dejado por el camino todo lo que les era prescindible. Sin disfraces y a plena luz, solo queda Monarchy, un dúo tan divertido como solemne.

 

Texto y fotos: Noelia Salcedo @misitinerarios

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal