inicio
Lunes, 03 Marzo 2014 10:43

Rock n’ Coronas

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

En muchas ocasiones, cuando recomiendas un grupo a una persona que no está muy adentrada en el mundo de la música o le invitas a algún concierto, espera encontrarse con un cantante y una banda (sí, en ese orden). La “decepción”, viene después cuándo se da cuenta de que se trata de un grupo instrumental y ya no le entusiasma tanto  el ir a verlos contigo o echarles una escucha algún día. A mí me ha pasado  varias veces con conocidos míos que directamente han preferido no darles una oportunidad a este tipo de grupos pero… ¿qué pasaría si al final acceden a acompañarnos?

El pasado 15 de febrero llegaron Los Coronas a la sala Plantabaja de Granada, para presentar su último EP “El extraño viaje”. Un grupo que hace rock and roll instrumental, pero que a la vez tiene tintes de surf, de western y, porqué no, clásicos del folklore y del pop nacional. Así que, sobre las 21:30, llegamos a dicha sala, y mi amiga se quedó bastante sorprendida; se había colgado el cartel de “sold out” y  el público, que abarcaba todas las edades y en donde te podías encontrar a más de uno “coronado”, esperaba ansioso la salida de este particular quinteto.

A las 22:00h en punto, suben al escenario Fernando Pardo, David Krahe, Loza, Javi Vacas y Yevgueni. Como no podía ser de otra manera, uniformados  y de punta en blanco con  sus sombreros de cowboy y sus camisas sureñas negras, bordadas con el logo del grupo en la espalda y sus respectivos nombres. Así daba comienzo un concierto lleno de energía y buenas vibraciones, y el que sería para mi amiga una gran sorpresa; de momento ya tenía cara de asombro y de interés.

Arrancaron con Adiós Sancho, tema que abre su último LP titulado de la misma forma. A esta  la siguieron Cleopatra Stomp, las palmas flamencas de La Leyenda del Solitario y la discotequera y latina Baila Lola, todas incluidas también en “Adiós Sancho” y en las que ya pudimos ver a un público entregado (mi amiga ya empezaba a despegar los pies del suelo). Entre canción y canción, no podían faltar las intervenciones de Fernando Pardo, quien nos comentaba diferentes anécdotas y explicaciones adheridas a las distintas canciones que estaban sonando.

No podemos olvidar el guiño de estos chicos al clásico tema Corazón Contento, que llenó la sala de rostros felices y nostálgicos, y entre ellos, el de mi amiga se iluminó del todo. No podía faltar en este repertorio su gran éxito, Rockaway Surfers, con su ritmo ramoníaco de la mano de Loza, uno de los mejores baterías de la escena musical nacional. Pero esto no es lo único que sabe hacer bien, sino que además, nos dejó a todos boquiabiertos cuando interpretó Hiedra Venenosa, la cual cantó a la vez que golpeó su batería. A estas alturas, mi amiga estaba  más que encantada y enamorada del grupo y estaba disfrutando más del concierto que yo.

El momento western comienza, y suenan, entre otras, Hey Cosacus y Fuerte Comansi, acompañadas de las ovaciones del público y sus gritos que decían “hé” al ritmo de la canción. Sonó En el Lago, un tema incluido en su último EP e interpretado por Depedro, aunque en este concierto no estuvo presente y la pudimos escuchar en versión instrumental. También pudimos disfrutar de Knights of Telstar, un mix de un tema de Muse y otro de The Tornados.

Es en este momento cuando fijamos la mirada en Yevgueni, el trompetista, ya que, según nos contó Fernando, el ucraniano afirmaba que Paquito el Chocolatero era una canción tradicional de su país y que el pasodoble también formaba parte del repertorio folclórico ucraniano. Así, pudimos escuchar a la famosa Paquito, y un clarín de pasodoble que daba paso a  la versión de Flamenco, del aclamado grupo español Los Brincos y a Un Buen Día Para Morir.

Así, daban fin a la primera parte del concierto para dar comienzo al bis con  Jinetes Radioactivos, y las perfectas versiones de Day Tripper y Paint In Black, de los dos grupos “antagónicos” de los sesenta, The Beatles y The Rolling Stones. Así, tras dos intensas horas de saltitos, gritos, silbidos y caras contentas, terminaba  el concierto de Los Coronas, este gran grupo madrileño conocido en todo el mundo y con el que es difícil que estés quieto.  Por cierto,  mi amiga no paró de hablarme de lo que le habían gustado y de que ya no tiene la misma idea de lo que para ella significaba un grupo de música hecho por y para ser instrumental.

 

Por @BeBopAcelia

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal