inicio
Lunes, 17 Febrero 2014 10:57

La noche de Bravo Fisher

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Directo de Bravo Fisher el sábado 15 de febrero en la Sala Costello de Madrid. SOLD OUT para oír El Valle Invisible con colaboraciones

Entre Facebook y Twitter, Bravo Fisher tiene casi cinco mil amigos. La noche del sábado se trajo unos cuantos a la Sala Costello de Madrid y, puede que sea por eso, o porque su música entra como un rayo de sol en un día de lluvia, que agotara todas y cada una de las entradas de este esperado concierto. Amigos por todas partes: en la sala bien juntitos (cosas del SOLD OUT), y en el escenario, con la presencia de músicos de muy diversos estilos que no dudaron en hacer una colaboración. Era la noche de El Valle Invisible (Subterfuge, 2013), su último disco, y todos estaban dispuestos a darle a Fisher su mejor noche.

El festival El Subterráneo de Subterfuge le había concedido una de sus sesiones de música en directo. Fisher la aprovechó llenándola de sesenta minutos de ritmos alegres, brillantes y luminosos a repartir por toda la sala. Guillermo Galguera, el hombre tras el nombre artístico, estaba exultante y seguro de sí mismo: micrófono en mano se paseaba por el recogido escenario de la Costello alegre, entusiasmado. Era su noche.

Fisher parecía tenerlo claro y dividió el concierto en dos. Por un lado, sus interpretaciones en solitario donde temas coreables como Floridablanca, 39 o Por lo más oscuro, amanece compartían protagonismo con  Un nuevo hogar e Ysis. Y un regalo para los fans más veteranos: el tema Go back to Spain, de su disco anterior (We were overnighters, 2012), “me vais a permitir que lo traiga a este 2014”.

Luego llegó el momento de recibir a sus invitados. Amigos de ayer y antesdeayer, como Josephine de Nimio con quien cantó Videogames, su particular versión del conocido tema de Lana del Rey. Tras ella se subió Cristian de Niño Burbuja, “un hermano para mí”. Con él llevó al directo Corriendo a ciegas. Poco después, un par de chicas, Mónica de Klein y la cantautora Vega reconocían sentirse afortunadas porque “les había tocado un temazo”. La primera, Sanseacabó, la segunda Tras el cristal, un favor devuelto después de la colaboración de hace unas semanas por parte de Fisher en el concierto de la Sala El Sol de Vega.

Está siendo muy bonito, pero llega a su fin”. Así que para terminar, una sorpresa que ya muchos conocían a través de las redes sociales. Al club de amigos de Fisher se sumaba Dani de Despistaos para interpretar Miradas.

El escenario se vació,  la música ambiente subió y la gente comenzaba a dispersarse. Pero cuando se está entre amigos, siempre hay algún insaciable que dice eso de tomarse la última. Y Bravo Fisher salió a corear de forma improvisada su hit 39, “una canción que sé que os gusta mucho”. Pero la última al final nunca es la última, y el concierto acabó pero la noche continuó en forma de Djset. Pero, esa… esa es otra anécdota de grupo de amigos que contar, de esas que empiezan por “te acuerdas de aquella vez que…”


Noelia Salcedo, @misitinerarios

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal