inicio
Domingo, 18 Marzo 2012 09:30

Las leyes físicas no se aplican si hay caffeína

Escrito por 
Valora este artículo
(2 votos)

Evento: Miss Caffeina en la Sala Joy Eslava (Madrid)

Fecha: Sábado 17/03/2012

 

Concierto mágico que pone "fin" a la gira Imposibilidad del Fenómeno

Son las seis de la tarde y faltan dos horas para que abran las puertas de la mítica sala Joy Eslava y una cantidad considerable de gente espera en pleno centro de Madrid. Mucha gente, predominando el género femenino, espera un gran concierto que será el cierre de la gira Imposibilidad del Fenómeno.

Abren puertas y la gente se posiciona, siendo la primera fila altamente codiciada. En el escenario las guitarras, el bajo, la batería, la pandereta les esperan. Pasadas las nueve aparecen. Sergio, Román, Toni, Álvaro y por último, Alberto. Todos de riguroso negro, excepto Álvaro que va muy acorde a la estación que va a llegar (y muy guapo hay que añadir) con una camisa de flores.

Suenan los primeros acordes de la noche, ese sonido tan característico de una canción tan sublime como sólo puede ser Ley de Gravitación Universal. Sin pausa enganchamos con Imposibilidad del Fenómeno, la gente empieza a soltarse más. Alberto habla, la sala calla (menos los siempre presentes piropos). Es una noche especial, lo sabemos y él nos lo recuerda. Si el solo de N=3 ya es brutal en el disco, en directo se superan. Este momento había que destacarlo, ¿quién dice que Miss Caffeina son pop? ¡Señores, vean un directo suyo, son puto Rock n’ Roll!

El público canta las canciones, se dan palmas, pero el momento llega con Mecánica Espiral. Todos corean. Después, ¡sorpresa! (o sorpresón). Ya nos avisaron por twitter que algo especial iba a pasar esa noche. Los privilegiados presentes pudimos disfrutar de una nueva canción. Sólo diré que el nuevo trabajo tiene muy buena pinta. Esperemos que el público haya hecho caso a Alberto y no nos encontremos hoy con el tema dando vueltas por internet.

Alberto se cuelga la guitarra y llega el momento de dejar lo nuevo o reciente y tocar algo más vintage (que no antiguo o viejo). Golosinas y 3000 son cantadas por todos. Durante todo el concierto somos testigos del buen rollo que tienen entre los cinco. Muchos guiños y complicidad entre todos. Momentos Álvaro-Toni, Sergio-Álvaro, trío (en el mejor sentido de la palabra) entre guitarras y bajo. No podía faltar la fantástica versión de Raphael. Que sabe nadie y la voz de Alberto es una combinación que no falla.

Siempre hay una gran canción en los discos que pasa desapercibida porque no es tan “fácil” de escuchar como las demás. Perfecto podría encajar en esta definición; es una canción atípica, pero no por ello es inferior. Al contrario, en mi opinión los últimos cinco minutos de la canción y del disco son una obra maestra en mayúsculas. En directo poco tiene que ver con el disco, permaneciendo igual de buena.

Pasamos al momento emotivo, llega esa pequeña joya que es N=1, preciosa, no hay más. Y de ahí a la capital portuguesa hay un paso, con Lisboa el público se viene arriba, por algo es uno de los singles del disco. La Guerra y todos bailamos, desde luego los caffeinos han conquistado la ciudad. Volvemos al 2008 con La Misión, quien la conozca sabe que podríamos decir mil cosas bonitas de ella. Escuchando después Otoño y Mariposas apetece secuestrarles toda la noche para que nos toquen todos sus temas. Pero parece que la noche llega a su fin, Alberto se va, ellos acaban y también salen por la puerta. Como cualquier asiduo a los conciertos sabemos lo que sigue.

Se intuye el empiece del disco, entran y empieza Capitán, la sala canta tan alto que casi no se escucha a Alberto. Pero se puede cantar más alto porque Mi Rutina Preferida ha llegado, emocionante. Antes de llegar a los larala Alberto pide la palabra. El concierto va a acabar, tocan los agradecimientos de la banda y su presentación; como tónica general con gritos y piropos varios: Álvaro (¡gritos, aplausos para nuestro guitarra granaíno!), Toni (¡gritos, aplausos para el bajista pelirrojo!), Sergio (¡gritos, aplausos! y muchos “guapo” se escuchan), Román (¡gritos, aplausos para nuestro gran batería) y por último es Sergio el encargado de presentar a la voz... ¡Alberto! (¡gritos, aplausos... y sí, muchos piropos para él!). Ahora sí... todas las gargantas gritan eso de larala larala larala. Final con baile, Cabaret. Madrid estalla, todos saltan, todos bailan, Alberto baja, se mezcla con el público y la gente enloquece. Se despiden, los cinco juntos, reverencia, bailecito y adiós. No han necesitado un beso, sólo ha bastado su música para romper la gravitación universal y hacer a Madrid flotar.

Mercedes de Luis @mdl_13

Foto @toemakesense

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal