inicio
Viernes, 24 Enero 2014 09:46

Rock con mayúsculas

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Votar)

Rock de estadio. Eso hicieron Uzzhuaïa sobre el escenario del Planta Baja el pasado viernes. Los valencianos presentaban por primera vez en tierras andaluzas su último trabajo de estudio, Santos & Diablos, un prodigioso y ambicioso recorrido por la historia del hard rock y el heavy metal clásicos de los años 70 y 80, desembocando en el grunge y el stoner noventeros, todo puesto a punto con la maestría y madurez que viene caracterizando a este más que rodado grupo. Por momentos el público pudo rememorar en aquella sala a titanes de la talla de Black Sabbath, Motörhead, o Iron Maiden; toda una experiencia rituálica para los amantes del guitarreo Old School.

El telón se descorrió a las 22h con Una historia que contar (primer single del álbum),tema que por su sucesión de ritmos acelerados y adrenalíticos funciona muy bien endirecto, así como por su pegadiza y accesible letra que rápidamente hizo las delicias de un público dispuesto a dejarse la voz. Iniciar así el concierto fue toda una declaración de intenciones, más aún cuando acto seguido sonó 13 veces por minuto (de su homónimo penúltimo álbum), artillería pesada de desbordante y protagónico bajo, correctísima batería y pesados riffs llenos de dinamismo en la que Pablo Monteagudo alterna voces cálidas con otras más broncas y otras tantas más viscerales. A este temazo siguió Directo al mar, canción que reinterpreta los riffs pesados del heavy metal de inicios de los 70 a la manera del rock alternativo primitivo, stoner rock en estado puro. Como inciso punk tocaron Baja California y La mala suerte. De pronto el espectáculo alcanzó uno de sus momentos culmen cuando la banda tocó su célebre cover de La chispa adecuada de Héroes del Silencio. Acto seguido sonaron dos de las piezas clave del nuevo álbum: Bailarás en el infierno, tema de inequívoca influencia sabbathiana tanto en el plano instrumental como en su esotérica letra; y El solitario, rock castizo al estilo de la quinta de Loquillo. A continuación los valencianos extasiaron sin piedad alguna a su entregado público con una tanda de grandes éxitos como Destino perdición, No quiero verte caer, o La cuenta atrás.

Ya en el tramo final no pudieron faltar títulos como 1975, una canción ideal para comenzar las mañanas plenas de optimismo, o su clásico del álbum Destino Perdición Blanco y negro, ejemplo de que una canción melancólica no tiene que ser necesariamente lenta y estática. Como broche final, no pudiendo ser de otro modo, estalló el potente y efectista riff de Santos & Diablos, temazo que da título al álbum.Santos & Diablos es una pieza de hard rock potente y pegadizo en el que se intercalala voz de Pablo con el riff, desembocando en un estribillo de lo más accesible con unos coros geniales y contando concon un virtuoso solo que hace alarde de espontaneidad en el que las guitarras de Isra Ferrer y Alex Simón dialogan.

Una vez llegado a su fin, el grupo se quedó un ratito más para que su público se fotografiara y charlara con ellos. Toda una muestra del cariño que esta formaciónprofesa por sus seguidores, y viceversa. El sentimiento es mutuo, por lo tanto volved pronto Uzzhuaïa. Granada os espera con los brazos abiertos!!

 

 

Por José Luis Rus González.

Fotografías de José Carlos López Angulo.

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal