inicio
Martes, 09 Julio 2013 20:45

Ojeando Festival 2013

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)


Dicen que la experiencia es un grado y Ojeando Festival, en su séptima edición, se consagra como uno de los festivales de referencia de Andalucía. Un pueblo que se implica, un cartel elaborado con buen ojo y una organización que aprende a pasos agigantados, los mismos pasos con los que el festival de Ojén va creciendo.

Sold Out la tarde del martes. Dos mil abonos vendidos. Noventa plazas en el camping. Crisis, cartel que mueve masas adolescentes y pocas alternativas para pernoctar en el pueblo, hacen que la llegada a Ojén y durante las primeras horas festivaleras los corrillos, pensamientos y las redes sociales se llenen de comentarios negativos hacia la mala organización y previsión del festival en cuanto al camping. Debían abrir a las 14 horas y a las 12 horas ya había una lista de 125 plazas que iba sumando festivaleros por momentos… ¡algo no cuadraba!

Pero si como os decíamos al principio la experiencia es un grado, hay que tener en cuenta que el camping cumplía su segundo año “de vida”, que la edición pasada no se terminaron de ocupar las 80 plazas existentes y que a pesar de los pesares, de las horas esperando, de que algunos acamparon a pleno sol, todos tuvimos un lugar donde “plantar” la quechua. Es posible que todo pudiese haber sido más rápido, que deberían haber mirado el tema “cobrar a todos lo mismo” y que ¡prevenir es curar! Pero estamos segurísimos de que tras el caos de este año, el próximo encontrarán una solución adecuada y acorde al crecimiento que está teniendo Ojeando Festival. Además la piscina, a dos minutos del camping, ¡dos minutos!, hizo que todo se viese de otro color. El sábado en la Piscina Lounge con We Are Not Dj’s ya nadie se acordaba de lo ocurrido hace 24 horas.

Pero lo cierto es que incluso después de esto, solo se puede hablar bien de los responsables del camping ¿en qué otro festival te van a cargar el móvil a las 5 de la mañana o te ponen cafelico y croissant a un módico precio? Ah, y a los que se quejan de las cuestas… ¿y lo que se trabajan “los gemelos de delante” y el culete?

Viernes 5 de Julio.

El primer día de este festival comenzaba con un cartel fuerte en el escenario Patio, y con una cola que doblaba la esquina de la calle una hora antes de la apertura de puertas.


Tras un retraso de treinta minutos, el recinto comenzó a llenarse rápidamente, y a las 22:00 salieron al escenario los granadinos AURORA, encargados de inaugurar el festival con su actuación. Aunque hubiera algunos problemas técnicos (ya que el sonido de los instrumentos tapaba en exceso la voz), el grupo conectó con el público al instante. Canciones como Géminis (la cual da nombre a su disco), Islas, o Hiperdesierto hicieron que Ojén vibrara con el talento de este grupo al que todavía le queda un largo (y probablemente exitoso) camino.



HOLA A TODO EL MUNDO tomó el relevo con su estilismo llamativo y sus pegadizos temas, algunos tan solo instrumentales. Se centraron en su último trabajo publicado "Ultraviolet Catastrophe". El público disfrutó especialmente con I'll return over Gloria y Your reason a place in the North, aunque HATEM no interaccionara en exceso con él y se dedicara casi en exclusiva tocar ininterrumpidamente canción tras canción.


Pasada la medianoche IZAL realizó una espectacular entrada en escena con una inesperada combinación de sonidos. No tardaron en sonar temas como A nuestros rincones o Sueños lentos y aviones veloces, pertenecientes a su primer disco "Magia y efectos especiales". Presentaron también Jenna Fischer, canción que se incluirá en su nuevo trabajo. Su actuación continuó con Qué bien, Magia y efectos especiales o la intrigante Extraño regalo. Cientos de voces coreaban sus canciones y en las primeras filas se apreciaban bastantes camisetas verdes debido a una iniciativa del grupo a través de las redes sociales. El motivo de esta era su canción La mujer de verde, con la que Izal continuó haciendo saltar a todo el escenario Patio. Finalmente cerraron su fantástica actuación con el deseo de repetir el año que viene y combinando Tu continente y Conclusión en do para ukelele.


Y llegó el turno del cabeza de cartel de aquel día: el grupo baezano SUPERSUBMARINA irrumpió en el escenario por todo lo alto, entre numerosos gritos de sus fans, que se peleaban por las primeras filas. A grito de "Como un impulso eléctrico", la primera frase de una de sus canciones, comenzaron su actuación con una acogida impresionante por parte del público. Continuaron con Hogueras, tema incluido en su último disco. Continuaron con XXI, El encuentro, Canción de Guerra, Supersubmarina, Tecnicolor y Santacruz (donde el vocalista tuvo un lapsus y cantó dos veces la misma estrofa). A pesar de la hora, los ánimos no decaían ni un segundo, y cada canción se recibía con mayores gritos que la anterior, destacando el recibimiento del tema Elástica Galáctica, recientemente incorporada de nuevo al repertorio del grupo. Tras Ola de calor y En mis venas, se produjo el típico amago de despedida, que el público aprovechó para tomar aliento, ya que aún quedaba la traca final. Con Kevin Mc Alister volvieron los baezanos al escenario, seguida de Hermética y Niebla. La actuación concluyó con Puta vida y Cientocero, ante una multitud extasiada que pedía más y más.


Junto con HATEM y Fila India, CORIZONAS era la banda que se desmarcaba un poco del cartel de esta edición, no tan dirigido al público que gritaba minutos antes a Chino y compañía y sí a los que les gusta el Rock and Roll. Unir a Los Coronas y a Arizona Baby solo les (nos) ha podido traer grandes cosas, pues la calidad musical y el virtuosismo instrumental de ambas bandas queda perfectamente compactado sobre el escenario. Con versión de Pink Floyd incluida, el momento álgido de la noche llegó con su famoso tema Run to the river.

La noche finalizó con DISCO MORDISCO y los pocos que habían sido capaz de aguantar en el escenario Patio hasta aquellas horas de la madrugada. No obstante, se respiraba un ambiente de fiesta y ganas de seguir disfrutando hasta el amanecer si era preciso, y así lo hicieron los más valientes, aún sabiendo que al día siguiente les esperaba mucho más.

Sábado 6 de Julio.

Que Ojeando Festival vaya creciendo implica que ha de introducir más actividades y en esta edición se decidió apostar por los más pequeños. A las 13 horas se les daba una clase magistral de los distintos estilos musicales que hubiese venido de lujo a muchos de los que pisaban el patio de Los Llanos.

Otro día más de colas ante la entrada del escenario Patio, donde se respiraba un genial ambiente y muchas ganas de seguir disfrutando de la música al aire libre.


Esta vez le tocó a FILA INDIA abrir los conciertos de aquel día. Cuarenta minutos más tarde los malagueños salieron al escenario con una buena mezcla de los temas de su último álbum y de los anteriores. Canciones como Verano comenzaron a animar al público, y aunque volvieron a existir problemas con el sonido, el grupo supo continuar con entereza. El "Cumpleaños feliz" sonó por todo lo alto cuando anunciaron que Álvaro, guitarrista del grupo, cumplía 35 años.


Ante un público impaciente por recibir más, llegó NAPOLEÓN SOLO. Combinando canciones de todos sus trabajos, los granadinos recibieron numerosos aplausos y ovaciones. Perdiendo el tiempo o Tiene que acabar fueron de los temas que más exaltaron a los que se encontraban allí, calentando motores para la larga noche de buena música que les esperaba. Finalizando el concierto, los organizadores tiraron numerosos globos al público, causando risas, empujones y un revuelo considerable que animó aún más el escenario Patio. Los granadinos dijeron adiós con una de sus canciones más populares: Lolaila Carmona.


Finalmente el escenario recibió al cabeza de cartel de aquel día, IVÁN FERREIRO, que entró pisando fuerte y rebosando energía y ganas. Abrió su actuación con Toda la verdad, seguida de Me toca tirar. Ofreció un repertorio muy variado, mezclando temas de sus numerosos discos, recurriendo también a algunos de su época como vocalista en Los Piratas. Tras Paraísos perdidos, llegó uno de los momentos clave con Ciudadano A, y a pesar de un problema con su piano, se sobrepuso con humor y genialidad. El público se iba animando, y los más entregados gritaban a pleno pulmón cada canción. En el ecuador del concierto tocó Una inquietud persigue mi alma, uno de los temas que incluirá en su próximo disco, "Val Miñor-Madrid. Historia y cronología del mundo", que saldrá en octubre. Continuó combinando canciones como Jet lag y Tristeza o Diecinueve (versión de la original de Maga) y Turnedo, siendo esta coreada por gran parte de los allí presentes. Los problemas con su piano proseguían, pero el gallego seguía desenvolviéndose a las mil maravillas. Tras El viaje de Chihiro y Mi furia paranoica, arrasó con Promesas que no valen nada y Años 80, dos de sus canciones más populares. La actuación iba llegando a su fin, y con NYC, Santa Adrenalina y Días azules, tocó el corazón de los más sensibles, culminando con la esperada El equilibrio es imposible, donde el público entero se dejó la voz y la piel. Y no fue hasta llegar a Mi coco, la canción final, cuando se solucionó el contratiempo surgido con el pedal de su piano. Un desenlace merecido después de tan soberbia actuación.


Con el público al rojo vivo, le tocó el turno a JERO ROMERO. Al solo tener un disco, el repertorio no era muy inesperado, como ellos mismos confesaron entre risas. Las leves y Haciendo eses entusiasmaron a todos los que presenciaban la actuación, y tras ellas tocaron un nuevo tema con una magistral instrumentación, claro que la banda que acompaña a Jero no podía dar muestras de otra cosa, un Nacho García portentoso a la batería, el polifacético Charlie Bautista a la guitarra, el teclado y los coros y el incansable Alfonso Ferer al bajo y contrabajo. Llamó la atención que al final de esta, una espontánea apareciera repentinamente en el escenario, siendo expulsada del mismo casi al instante. Sin embargo, el vocalista continuó sin inmutarse con el resto de sus temas: Correcto, Cabeza de león, Nadie te ha tocado, Devolverte... Realizó una versión de Adelante Bonaparte, perteneciente al grupo Standstill. El concierto se cerró con Desinhibida y El as, llevándose una gran ovación de un público que quería más, pues cuando una banda disfruta sobre el escenario no puede hacer otra cosa que hacer disfrutar al público.


Lejos de empezar a dispersarse (como suele ocurrir en un festival a las 3 de la madrugada), la gente comenzó a acercarse cada vez más a las primeras filas para presenciar la actuación que se produciría en algunos minutos. MISS CAFFEINA se encontró con una multitud aglomerada frente al escenario que los esperaba con una impaciencia inusitada después de horas y horas de música casi sin pausa. Con Tormento como canción de fondo, el grupo hizo una aparición que fue recibida bajo numerosos aplausos. Comenzaron con Disfraces, y el cansancio parecía no notarse en la gran cantidad de personas que saltaban sin parar bajo el efecto de la brutal energía que desprendía el grupo. Continuaron con Capitán y No mienten, sin que la intensidad bajara un solo momento. Ninguno de los integrantes del grupo quería perder un segundo del poco tiempo que tenían para actuar, como ellos mismos dijeron al explicar que no habría la típica despedida falsa. Ley de gravitación universal, Superhéroe, Lisboa y Venimos fueron los temas que se sucedieron frente a aquel público que seguía sin acusar ni una pizca de cansancio. Los más románticos disfrutaron con Mecánica espiral y Mi rutina preferida, que arrancaron sonrisas y suspiros. El final se conformó de canciones de su último trabajo "De polvo y flores". Tras Modo avión y MM, el público se vino arriba con Hielo T, última demostración de intensidad por parte de todos los allí presentes. Y muchos se quejaron de que había sido terriblemente corta la actuación. Triunfo total el de Miss Caffeina casi clausurando la noche.

Estaba programada la actuación de Eme DJ, pero la gallega no pudo asistir, según comunicó por un altercado que hizo cancelar su actuación horas antes. Fue remplazada por DISCO MORDISCO, que volvió a amenizar el resto de la madrugada con su animado repertorio, dejando un gran sabor de boca a los pocos capaces de aguantar aquel ritmo tan intenso hasta el final.

Tenemos una cuenta pendiente con el escenario Plaza pero el desdoblamiento, junto con la teletransportación, aún está en fase de investigación. Sabemos que la Plaza se llenó, además de por el Sold Out del escenario Patio, porque el cartel del Plaza bien se merecía la presencia de muchos. Se oían alabanzas sobre los directos de Oh, Trikelians!, Trèpat y Amnesia.

Una edición inmejorable la de la séptima edición del Ojeando Festival, que dejó con ganas de más a la mayoría de los asistentes. Muchos repetirán el año que viene y volverán a acudir a este festival que comienza a adquirir una merecida popularidad dentro y fuera de Andalucía.

Desde estas líneas agradecer a todos los miembros de la organización, al pueblo de Ojén, a los músicos y al público del festival por hacernos fácil nuestra tarea de comunicar. Sabemos que la octava edición del Ojeando Festival ya está en marcha y nosotros como siempre… ¡estaremos pendiente de todo!

Texto por;

María Alegre Gálvez @fueunavezelsol

Dolo Poyato @dolopb

Fotografías por;

Dolo Poyato

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Facebook Page: 420618674634648
  • Flickr: livetheroof
  • Twitter: livetheroof
  • Vimeo: user7989057
  • YouTube: livetheroof
  • External Link: www.spotify.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Si necesita más información sobre las cookies que usamos, y cómo borrarlas pulse aquí. También puede consultar nuestro aviso legal